lunes, 26 de enero de 2009

Terrestres y raros


En la película ‘El niño de Marte’, el personaje de John Cusack le dije a su hijo recién adoptado, que está convencido de ser marciano:

- Denis, ¿te gustaría saber una cosa sobre Marte? Sonará extraño viniendo de un escritor de ciencia-ficción, pero tú y yo estamos aquí, compuestos de cientos de átomos que formaron parte de millones de otros organismos antes que nosotros, sentados sobre este planeta con un núcleo de hierro líquido, sujetos por una fuerza que tanto te molesta, llamada gravedad, mientras damos vueltas al Sol a 107.000 de kilómetros por hora y atravesando la Vía Láctea a 950.000 kilómetros por hora, en un universo que podría estar persiguiendo su propia cola a la velocidad de la luz. Y en medio de esa actividad frenética, conscientes de nuestra desaparición, que es un modo elegante de decir que todos vamos a morir, nos buscamos los unos a los otros. A veces, por pura vanidad, a veces por razones que aún eres joven para comprender. Pero muchas veces nos ayudamos sin esperar nada a cambio. ¿No es extraño? ¿No es raro? ¿No es lo bastante raro? ¿Para qué narices quieres ser de Marte?
..........

Historias de Afrika, con la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia.

3 comentarios:

olgah dijo...

Gracias por vuestra adhesión a la marcha, amigas de Africa.

Si habéis visto el recorrido, la marcha pasa por varios países de la costa oeste de Africa, pero poco a poco se están sumando otros: Mozambique, Sudáfrica...

Anónimo dijo...

Y QUIEN NO ES UN POCO MARCIANO??...


KERTXO

Asociación Namhlanje dijo...

Enlazadas. A nosotros también nos gusta África...

GOOGLE ANALYTICS