viernes, 7 de marzo de 2008

Leer sobre Afrika 2



Una Torre de Babel para los niños patera

En el internado de Juan Trujillano hay chavales de 34 nacionalidades. Los últimos en llegar, un grupo de pateristas / Él mismo costea un centro que levantó en un pueblo de Salamanca en 1960 y que le cuesta 500.000 euros al año, sin aportación de la iglesia. En La Inmaculada conviven en milagrosa sintonía 800 alumnos 'problemáticos'

Por GLORIA VILLORIA PRIETO. Fotografías de RICARDO CASES

Casi todos los niños y adolescentes que llenan de bullicio y carcajadas los pasillos laberínticos de La Inmaculada a la hora del recreo proceden de la miseria económica o humana. Son huérfanos, hijos de prostitutas, inmigrantes ilegales o chavales complicados. Recalaron aquí por el desespero de sus padres, que conocieron el prestigio del centro a través del boca a boca.
A 57 kilómetros de Salamanca y cerca del límite con Ávila, el internado se enclava en Armenteros, en un páramo al pie de la sierra de Gredos. Rodeado de carreteras antediluvianas, retorcidas y cuajadas de baches que lo aíslan del mundo, sorprende de golpe tras la enésima curva del trayecto. Y se dibuja entre la niebla y las encinas como un oasis de edificios blancos, en contraste con la piedra oscura y vieja del pueblo. En vista de la estampa, cualquiera evocaría un reformatorio sórdido cercado de muros infranqueables con alambre de espino y arcos detectores de metales. Pero no. En La Inmaculada no hay muros ni vallas; sólo campo… y 52 profesores voluntariosos, 776 alumnos y 50 trabajadores de administración y mantenimiento.

Pese a su modestia, las cifras que arroja La Inmaculada son vertiginosas y contradictorias. Por un lado, el 70% de los alumnos vive y estudia aquí gratuitamente; y por otro, los que pueden pagan menos de 200 euros al mes. El colegio requiere más de 600.000 euros al año y del Estado no recibe más que 240.000: lo mismo que cualquier centro educativo concertado, con la diferencia que aquí los gastos contináan cuando terminan las clases. Entonces, ¿quién –y cómo– mantiene este negocio a todas luces ruinoso?
Seguir leyendo...

3 comentarios:

migramundo dijo...

Si es ruinoso no puede ser negocio, al menos buen negocio. Paradojas de la vida, porque, por otra parte,no hay mejor inversión que la que se hace en educación. Saludos.

Elena dijo...

Claramente no es negocio, si no una iniciativa personal de una generosidad admirable. Un saludo, Guillermo.

Libertad dijo...

Muchas gracias por considerar este reportaje que con tanto cariño e ilusión hice digno de figurar en tu espacio.

Beso

GOOGLE ANALYTICS