martes, 7 de octubre de 2008

Nuestro pequeño rincón africano



Mi pequeña experiencia del II Encuentro Intercultural de Castro Urdiales fue conocer a más chicos africanos y ver a gente de todo tipo acercarse con curiosidad, queriendo aprender, queriendo conocer.
La primera visita a nuestro stand fue la de una chica de Castro que estaba con una niña -creo que era su sobrina-, una pequeña preciosidad de rizos rebeldes, sangre cubano-africana y vida española. Buen ejemplo de la mezcla cultural que pretende el Encuentro.



Los chicos hicieron té y el nombre en árabe, bailaron, rieron e incluso vendieron bolsos de imitación cerca del stand. Otra chica, de la que no recuerdo el nombre, hizo tatuajes.

Un año más, fue una experiencia interesante. Quizás no muy productiva, ya que los chicos apenas logran ganar un dinerillo, pero gratificante en todo caso.

3 comentarios:

Kinshasa dijo...

como me hubiese gustado estar cerca de alli y visitaros en el stan...

Teresa

María Fontal dijo...

Gracias por la mención a mi hija Salma, la niña afro-castreña. Me encantó pasar la mañana con vosotros. Enhorabuena por la gran labor que estais realizando.

Un saludo y mucha suerte a todos

Mamá Afrika dijo...

Teresa, me habría encantado verte aquí con tus hijas.
María, tenía que haber sacado una foto de Salma para ponerla en este blog y que la admirara todo el mundo.
Elena hija, la chica de los tatuajes es Luisa, la profesora de los africanos, bueno es mucho más que una profesora para ellos, y en esta foto está tatuando a la concejala de Asuntos Sociales. Sin saberlo has elegido bien la foto, con gente que les ayuda mucho y a las que quiero especialmente.

GOOGLE ANALYTICS